Si estás buscando casa, seguramente como comprador te habrás sentido alguna vez en desigual posición con respecto al vendedor. Quieres comprar pero no sabes cómo negociar la compra de una vivienda para no salir perdiendo. Te contamos algunos trucos para no equivocarte en una negociación.

¿Cuál es el precio que quieres pagar?

Los vendedores y las agencias inmobiliarias acuerdan un precio de venta que se ajuste, tanto a los requerimientos del propietario que pone la vivienda a la venta, como a la situación del mercado siguiendo las recomendaciones del agente. Así, una vivienda puede estar a la venta a un precio relativamente alto para sus características. esto siempre depende mucho de las expectativas del vendedor. Para saber hasta dónde eres capaz de pagar en la compra de una vivienda, ten en cuenta:

  • Caracterización de la parcela en el catastro (terreno urbano o rústico)
  • Servicios con que cuenta la vivienda. Para negociar la compra de una vivienda, aprovecha para bajar el precio si la casa tiene o no saneamiento, agua corriente, si el exterior está urbanizado, si tiene o no alumbrado, etc…
  • Estado de la vivienda. En el caso de ser de segunda mano, asegúrate de que los elementos de la casa están en perfecto funcionamiento para pagar un precio u otro
  • Piensa en el futuro. Si la vivienda es fácil o no de vender, si vas a perder dinero en caso de necesitar ponerla a la venta en el futuro es algo que debes priorizar para cómo negociar la compra de una vivienda.
piso en venta

Cómo negociar la compra de una vivienda con la inmobiliaria

La agencia inmobiliaria te ayudará a negociar la adquisición de la casa en cuestión, es su trabajo y los profesionales están más que acostumbrados a este tipo de negociaciones. Para saber cómo negociar la compra de una vivienda, atiende a estos factores:

  • El tiempo que lleva la vivienda en venta. Esto te indicará la necesidad y las ganas que tiene de venderla el propietario -y la inmobiliaria- y puede jugar a tu favor en la negociación
  • Calcula que en muchas ocasiones la negociación concluye con una rebaja del 10% del precio inicial al que estaba la casa
  • Parte de una oferta a la baja, así tendrás más margen de negociación
  • Piensa que el propietario, además de no querer perder dinero, puede estar muy apegado emocionalmente a la casa y valorarla por encima de su precio real de mercado por este motivo
  • Apóyate en tu agente inmobiliario. Él sabrá cómo negociar la compra de la vivienda, cómo lidiar con el propietario para que haga una rebaja, y cómo aconsejarte que tú, como comprador, cedas también un poco a riesgo de perder la oportunidad

En definitiva. A la hora de negociar el precio de una adquisición de una propiedad, entran en juego factores económicos y emocionales, que los profesionales del sector saben interpretar y gestionar para que ambas partes alcancen un acuerdo win to win.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *