En Palanca Fontestad te queremos hablar de los factores emocionales al comprar una casa. Ya que, las emociones son esenciales para la memoria, para nuestro juicio, para razonar y para tomar decisiones. Y, además, influyen en nuestra conducta, nuestro bienestar y en nuestras relaciones sociales. Así que, si quieres conocer las principales emociones que influyen a la hora de comprar una vivienda, no te pierdas este artículo.

Factores emocionales al comprar una casa-comprar casa

Factores emocionales al comprar una casa

Queremos que sepas que los recuerdos que anidan en nuestra memoria son principalmente emocionales. Asimismo, necesitamos de una tensión emocional para decidir y las emociones nos motivan, nos preparan y nos guían en nuestro día a día. Por ello, hoy te explicamos cómo afectan a la hora de comprar una vivienda. ¡Descubre los factores emocionales al comprar una casa!

Presión social

Uno de los factores emocionales al comprar una casa que experimentan muchas personas es la presión social. Es decir, si estás entre los 30 y los 40 años y todavía no te has embarcado en la compra de una vivienda, puede que tus amigos y tus familiares te miren raro. ¿Tienes treinta y tantos y vives de alquiler? Tal vez, tu entorno cercano te esté animando a que te lances a comprar una casa.

Por ello, nos encontramos con muchos particulares que buscan una vivienda por pura presión social. Por esta razón, es muy importante escucharse a uno mismo. Es necesario preguntarse a sí mismo: ¿qué es lo que quiero: vivir de alquiler o comprar? O… ¿tengo los recursos y el dinero suficiente para comprar una casa? Si es así, también es cierto que un empujoncito nunca viene mal.

Factores emocionales al comprar una casa-comprar casa

Urgencia y necesidad

Por otro lado, otro factor emocional es la urgencia y la necesidad de comprar una casa. Emociones a las que muchos compradores se ven sometidos por dos razones. Y es que, la urgencia lleva a la toma de muchas decisiones.

Por un lado, detectamos la urgencia y la necesidad de comprar porque se ha producido un divorcio o una separación. Algo que implica la venta de la vivienda que la pareja tiene en común para que cada uno pueda comprarse (en muchas ocasiones, rápidamente) una nueva.

Por otra parte, nos encontramos también con personas a las que les asusta no comprar hoy por si el precio sube al día siguiente. Esto sucede, sobre todo, cuando el precio de las viviendas comienza a subir.

Factores emocionales al comprar una casa-inmobiliaria

Temor porque no sea nuestra futura casa

Por otro lado, hay personas que quieren tener la seguridad de que la casa que vayan a comprar sea su vivienda para toda la vida. Cierto es que cuando se compra una casa, pensar en el futuro es inevitable. Por esta razón, muchas personas no se lanzan. Sobre todo, aquellas que son más exigentes y perfeccionistas.

No obstante, no hay que olvidar que la primera casa no tiene por qué ser la definitiva. ¡La vida da tantas vueltas…!

Encanto y entusiasmo

En contraposición con el punto anterior, nos encontramos con las personas que se enamoran a primera vista de una casa. Y esto lo saben muchos vendedores, por lo que saben también cómo preparar la vivienda de la mejor manera posible. Por ejemplo, pintan las paredes, limpian, ordenan y decoran todas y cada una de las habitaciones de la casa, perfuman la vivienda y hacen café… Por ello, te recomendamos que mantengas la calma y analices bien la casa (incluida la documentación). Y que luego, si te convence al 100%, procedas a comprarla.

Factores emocionales al comprar una casa-Palanca Fontestad

Por nuestra parte, si quieres que te ayudemos en la compraventa de tu casa estaremos encantados. ¡Contáctanos!


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *