El momento de comprar una casa normalmente también trae consigo una hipoteca. Cuando se solicita este préstamo al banco, existen numerosos factores a tener en cuenta. Existen varios tipos de hipotecas, muchos bancos donde escoger y algo clave a tener en cuenta: las comisiones. Hay personas que se hacen con un préstamo hipotecario sin tenerlas en cuenta. Y aunque hay quien le resta importancia, pueden ser el elemento decisivo para escoger entre una entidad bancaria u otra. Pero ¿cuántos tipos de comisiones hay? Hoy en Palanca Fontestad vamos a contarte las comisiones más comunes de tu hipoteca. ¡No te lleves más sustos!

Las comisiones más comunes de tu hipoteca al contratarla

Qué son las comisiones

Cuando se solicita una hipoteca, siempre viene con letra pequeña. No solo se devuelve el dinero prestado al banco, sino un interés e, incluso, pequeñas cantidades de dinero por la realización de algunas gestiones. Este dinero extra que pagamos al banco serían las comisiones.

Este “suplemento” es establecido por cada entidad bancaria. Hasta el punto de que el Banco de España no puede establecerlas ni retirarlas. Por lo tanto, es crucial que conozcas qué tipo de comisiones tiene tu banco. Incluso que conozcas los tipos de comisiones que te puedes encontrar a lo largo del proceso de cerrar una hipoteca.

Las comisiones más comunes de tu hipoteca

Existen tantas formas de solicitar una hipoteca como comisiones puede tener tu banco. Lo primero que debes saber es que la banca online, normalmente, las omite. Es decir, no te cobra ningún dinero extra por su gestión. Pero en el caso de las entidades habituales, existen algunas comisiones que las encontrarás siempre, y otras que no son tan comunes, pero puede que te topes con ellas. Atento a esta pequeña lista de las comisiones más comunes de tu hipoteca.

Las comisiones más comunes de tu hipoteca durante todo el proceso

Apertura

La primera comisión que te encontrarás a la hora de solicitar una hipoteca. Como bien indica su nombre, se solicita al inicio del acuerdo entre el cliente y el banco. Es, básicamente, el dinero que le cuesta a la entidad hacer las gestiones correspondientes a tu préstamo.

Aunque ya hemos comentado que las comisiones no están reguladas por el Banco de España, las variaciones en todo tipo de comisiones suelen oscilar entre valores similares. En el caso de las comisiones de apertura, el porcentaje suele ser del 0.5% y el 1% del valor total de la vivienda.

Desestimación

Cuando quieres cancelar alguna parte de la hipoteca o el préstamo en su totalidad, el banco te “impone esta multa”. Rompiendo la regla que habíamos comentado anteriormente, la comisión de desestimación sí está regulada por ley. Concretamente, el cobro que realiza cada banco puede ser, como máximo, del 0.5% del precio del inmueble durante los primeros cinco años. Durante el resto de la devolución del préstamo, la comisión pasará a ser del 0.25%

Amortización anticipada

¿Te imaginas poder pagar el resto de tu hipoteca de golpe? Pues en este caso el banco también te cobrará una comisión. También si lo que haces es pagar gran parte de su importe. Estarías incumpliendo los plazos, y por ello el banco te cobra. El porcentaje correspondiente a la amortización anticipada es del 1%.

Subrogación

En el caso de que la hipoteca cambie de titular o decidamos continuar pagándola en otra entidad bancaria, también deberemos abonar cierta cantidad. En el caso de subrogación, no existe ningún límite interbancario. Cada entidad establece su propio porcentaje.

Novación

Si quieres cambiar alguna cláusula o condición del contrato hipotecario, debes tener en cuenta que el banco te reclamará el dinero que eso le supone. Su oscilación de porcentaje suele ser similar a la de apertura. Por lo tanto, ronda el 0.5% y el 1% de la cantidad restante del préstamo.

Las comisiones más comunes de tu hipoteca en tu nueva casa

Con este pequeño listado ya puedes hacerte una idea de las comisiones más comunes de tu hipoteca. En Palanca Fontestad te recomendamos siempre que preguntes concienzudamente en tu entidad bancaria. Valora las posibilidades existentes de que tengas que hacerte cargo de alguna. Y, por último, decídete por el banco que más te interese.

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×
Hola!👋 ¿En qué podemos ayudarte? Envíanos un WhatasApp