Cuando se alquila un piso, es casi obligación que esté en buenas condiciones. En ocasiones se recurre al alquiler por falta de dinero. Pero las pequeñas reformas son necesarias si se quiere conseguir un buen precio por él. Así que reformar un piso para alquilar es la mejor decisión que puedes tomar.

En Palanca Fontestad vamos a asesorarte para que sepas por dónde empezar estas reformas. ¡Empezamos!

Reformar un piso para alquilar a otras personas

Reformar un piso para alquilar

Escoge a tus inquilinos

El primer paso para reformar un piso para alquilar es saber quién quieres que esté en él. La demanda varía mucho dependiendo del perfil de inquilino. No pide lo mismo una familia con tres niños que unos estudiantes universitarios. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es saber bien qué perfil es el que buscas.

Decidirse puede ser complicado, pero lo cierto es que cada uno tiene sus ventajas. Estudia bien el mercado de tu zona y su potencialidades. Esto te ayudará a saber qué público podría estar más interesado en tu piso. También el tamaño, las condiciones del edificio e incluso los vecinos son factores que pueden ayudarte a tomar la decisión. Así como también tus necesidades. Hay perfiles que tendrán mejor rentabilidad económica, otros serán más tranquilos, y habrá quien sea más exigente. Analiza bien todas las posibilidades y adapta tu piso a sus necesidades.

Estudia la superficie

Las posibilidades que te brinde tu piso también serán decisivas a la hora de reformarlo. Un piso grande tendrá muchas más opciones que uno más pequeño. Pero no por ello a uno de menores dimensiones se le puede sacar menos partido. En este caso lo mejor que puedes hacer es acudir a un profesional. Un interiorista o un arquitecto sabrá cómo orientarte y cómo aprovechar la máximo tu piso.

Reformar un piso para alquilar o vender

Una de las opciones de reformar un piso para alquilar es redistribuirlo. Si es un piso antiguo puede que su distribución ya no se acople a los estándares actuales. Pero si la distribución está bien, no es necesario que hagas grandes obras. Puedes acortar algún pasillo, hacer más grande alguna habitación… Sencillamente déjate aconsejar por un experto que sepa valorar las cualidades de tu piso.

Pequeños arreglos

El último paso para conseguir un piso perfecto para el alquiler es los pequeños arreglos. Para saber qué necesita ser cambiado realiza un estudio en profundidad. Revisa si la caldera está en buenas condiciones. Las tuberías, las maderas presentes en el piso, los suelos… Lo mejor es que sustituyas materiales más frágiles o sucios por otros de mejores condiciones. A la larga te traerá menos problemas con los inquilinos. Así como los colores de las paredes. Píntalas todas de colores neutros. Son las tonalidades que más gustan de forma general. Evitarás que un posible inquilino te ponga pegas.

Reformar un piso para alquilar rapidamente

Y con esto creemos que ya estás preparado para reformar un piso para alquilar. En Palanca Fontestad volvemos a insistir en la importancia de contar con un buen profesional para todo, o al menos, la mayoría del proceso. Alguien con estudios y experiencia sabrá orientarte bien en las decisiones. No te precipites y averigua bien qué necesita tu piso.

Y si quieres alquilar tu piso en la Horta Nord, ¡cuenta con nosotros! Somos la inmobiliaria líder en nuestra zona.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *